La 14ª edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente celebrada del 26 al 29 de noviembre en Madrid con el lema Rumbo 20.30, se estructuró en nueve ejes temáticos orientados a la sostenibilidad: energía, eficiencia y cambio climático, movilidad, renovación urbana, desarrollo rural, biodiversidad, agua, calidad ambiental, residuos y economía, y sociedad.

Esta edición trató de impulsar una reflexión sobre cómo llevar a cabo la transición ecológica, afrontando los objetivos de sostenibilidad de la agenda global para 2020, 2030 y 2050 y estudiando la situación en la que se encuentra España para alcanzarlos.

Luís Miguel Carrasco, director del Área de Calidad y Medio Ambiente del Grupo San Valero estuvo presente esta edición participando en numerosas jornadas y ponencias relativas a Economía Circular, Movilidad, Cambio Climático entre otras. De especial interés fue la ponencia sobre Desarrollo Sostenible, desarrollada por el director general de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio de Transición Ecológica.

Natalia Loste, técnico de calidad y medio ambiente y responsable de la Oficina GREENCampus de Universidad San Jorge colaboro en el Grupo de Trabajo de Educación Ambiental GT19 para la preparación del Congreso y participó en la mesa de debate sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la que Natalia presentaba el ODS 9 Industria, innovación e infraestructura.

  • Nieves Zubalez, directora de Internacional y Cooperación al Desarrollo de Grupo San Valero, realizó la comunicación técnica del proyecto STARS (+20): Support Tourism And Reduction Strategy (+20), proyecto transnacional (España y Austria) con el objetivo de modelizar un enfoque innovador de referencia para el sector del turismo rural europeo, en apoyo a la estrategia europea de lucha contra el cambio climático (COM 2007, 2 final). Para ello se ha tomado como plataforma de experimentación demostrativa el Camino de Santiago, introduciendo el componente medioambiental por su carácter de elemento vertebrador, su gran impacto como “recurso paneuropeo” y su elevado potencial de transferencia hacia las PYMES del sector turístico a escala internacional y hacia los más de 300.000 peregrinos que anualmente hacen El Camino.